Feliz día de la Hispanidad / Happy Colombus day

¡Gustolatino les desea un feliz día de la hispanidad a todos! Y para celebrarlo, la próxima semana se publicará una entrevista con Elizabeth Kossick, chef instructora de la facultad latina de «The Culinary Institute of America«. El articulo se publicará en inglés y español – sigue el blog para ser el primero en saberlo 😉

Happy Colombus day to all from Gustolatino. To celebrate, next week I will publish an interview with Elizabeth Kossick, chef instructor of the latin faculty at «The Culinary Institute of America«. The article will be published in spanish AND english – follow the blog to be the first to know 😉

Hasta pronto/ See you soon

Comida colombiana

Hola chicos, es un honor para mi presentar el día de hoy uno de los países más ricos que existen en Latinoamérica (puede ser que siendo colombiana no sea demasiado objetiva), con todos ustedes: Colombia.

Empiezo por contarles a todos que la comida colombiana ha ido evolucionando con el paso del tiempo, desde los indígenas que habitaron su territorio, a los cuales les debemos gran cantidad de secretos culinarios y medicinales, así como a todos los que día a día trabajan por preparar platos deliciosos con ingredientes que podemos encontrar en el país y que para sus regiones han sido el orgullo y la perdición de muchos paladares.

Ya que Colombia es un país sin estaciones, en el que durante todo el año hace más o menos la misma temperatura; las recetas colombianas se han ido adaptando a las necesidades de los habitantes de las diferentes zonas. Para los que no lo saben, en todos los lugares de Colombia no existe la misma temperatura, esta varía dependiendo de su situación geográfica.

Si está sobre el nivel del mar, como puede ser Cartagena o Santa Marta, etc., la temperatura oscila entre los 25 a 35 grados centígrados; si por el contrario se encuentra por encima del mar como su capital Bogotá a 2600 m o la ciudad de Pasto a 2500 m la temperatura fluctúa entre los 9 a 20 grados centígrados (claro que con el cambio climático, un día soleado puede traer sorpresas, pero por la noche siempre hace frío). Por supuesto que las necesidades del cuerpo no son la mismas con frío que con calor, es por eso que los platos se han adaptado a estas circunstancias y así mismo las recetas de las regiones. Evidentemente un ajiaco con pollo (que ya pueden consultar la receta en este blog), se disfrutará enormemente en ciudades más frías, como puede ser Bogotá en días de lluvia.

Por el contrario, el ceviche (¡sí, porque también tenemos ceviche!) se disfruta con más asiduidad en la costa Atlántica y es que el cuerpo nos pide lo que necesitamos, por eso día a día las tradiciones son una parte fundamental de las zonas a las cuales pertenecemos y debemos conservarlas para seguir manteniendo nuestras raíces; de cualquier manera, eso no significa que en una ciudad de Colombia donde haga calor, no se consuman sopas (también se hace), pero muchas de estas han nacido en las zonas frías del territorio colombiano.

Por otro lado, no solo el clima, sino también los productos que se producen en cada zona, han influido para que más platos y alimentos sean consumidos en algunos lugares y menos en otros (¿suena bastante lógico cierto?) y aunque en la actualidad las cadenas de distribución o los supermercados nos permiten disfrutar de muchos alimentos y productos, esto no deja de ser un aspecto que influya en la alimentación diaria de muchos hogares colombianos.

En general, en Colombia se beben muchos jugos de frutas, verduras, vegetales frescos y muchas de las recetas se han creado alrededor de todo esto. ¿Pero qué se come en Colombia? Bueno pues en Colombia, nos gustan los desayunos abundantes, la comida al medio día (que llamamos almuerzo) también es abundante y las cenas dependen más de las costumbres de cada persona; es bastante común a la hora del almuerzo encontrar muchos restaurantes que ofrecen el “menú ejecutivo” creado para los que trabajan (o se supone que trabajan..), también se le llama “corrientazo” (es un término coloquial) su menú ofrece: sopa (como primer plato), seco (como segundo plato), más el postre y la bebida. La mayoría de las veces el seco trae patacones o tajaditas (plátano frito), arroz, papa, carne o pescado y ensalada o verduras (¿enorme cierto?). Estos menús aportan muchas calorías por la cantidad de carbohidratos (o harinas como se llama comúnmente) pero son los más baratos, aproximadamente 20.000 pesos colombianos.

En Colombia generalmente se desayuna, se almuerza y se cena temprano en comparación con otros países como puede ser España; la gente come a las 12 del día generalmente y así con todas las comidas.

Mapa clima colombiano, Tierracolombiana.org

Además, los colombianos también ingeniamos nuestras propias versiones de platos extranjeros, como el arroz chino (sí, ya sé que parece raro, pero tenemos nuestra propia versión) y les cuento esto porque el otro día estaba en un restaurante colombiano en Barcelona y una de las opciones de la carta era esta: arroz chino a la colombiana… Obviamente que esto no es un plato típico, solo cuento la anécdota porque me sucedió fuera de Colombia, donde a pesar de haber muchos chinos, la versión colombiana es diferente.

Para no extenderme más, quiero terminar el artículo, adjuntándoles la imagen del mapa de mi hermoso país y sus temperaturas, así se harán una idea de los lugares que son cálidos y de los que son fríos. Hasta la próxima 😉

Patata, bendición de América

La patata o papa, como le decimos en América Latina, es uno de los ingredientes más queridos, utilizados y saboreados en cada una de las recetas latinoamericanas. ¿Qué se iban a imaginar los españoles cuando la llevaron a Europa por primera vez, que sería adorada por tanta gente en el mundo entero?.

La cuna de este delicioso ingrediente es la zona andina, es por eso que hay gran variedad para elegir y preparar diversidad de platos en países como Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y la parte norte de Argentina.

Aunque existen miles de variedades, muchas variedades de patata solo se cultivan en estos países pues necesitan condiciones climáticas especiales, de todas maneras la patata es tan versátil que con las variedades que encontramos podemos adaptar las recetas a muchas de las originales. A continuación voy a compartir con todos la receta de uno de los platos que más me gustan y de los más típicos, en este caso para preparar una sopa de mi país (Colombia), el Ajiaco.

 

Carlos Yanguas opina sobre la comida en la Cumbre de las Américas

A continuación quiero compartir con todos Uds. Una entrevista que Radio Caracol de Colombia le hizo a Carlos Yanguas sobre la comida de la cumbre de las Américas. Para los que no lo conocen, Carlos Yanguas es un reconocido chef colombiano que a pesar de estudiar arquitectura, el amor por la cocina lo llevó al mundo de los fogones; por lo que decidió viajar a Argentina para estudiar cocina en Mausi Sebess, posteriormente volvió a su país natal para abrir en Cali, el Restaurante Passion.

En la entrevista, Carlos comparte con la audiencia su opinión acerca de los platos ofrecidos en la Cumbre de las Américas, ante todo él considera que en el país se debe promover con más intensidad y esmero la comida autóctona, pues Colombia posee infinidad de recursos para ofrecer al mundo gran cantidad de sabores.

Jorge Raush, otro muy reconocido chef colombiano, también aporta en la entrevista su visión y testimonio de lo que se ofreció en este importante evento.

Les invito a que la escuchen y formen sus propias opiniones. Yo desde mi humilde perspectiva, amor por la comida latina y por mi hermoso país Colombia y sus recursos; considero que lo importante es que cada nación defienda sus raíces, su talento y siga con autenticidad luchando por mostrar al mundo los tesoros culinarios que puede ofrecer. Aprovecho para decir que respeto la opinión de los dos chefs y que estoy plenamente convencida de que ellos creen ciegamente en la comida colombiana, que cada día trabajan muy duro para mostrarlo al exterior y que somos muy afortunados por tenerlos como dignos representantes de la gastronomía.

Hasta la próxima ☺

Pincha aquí para escuchar la entrevista!

Jugo de guanábana

La guanábana es una fruta originaria del Amazonas, su sabor es bastante agradable, tiene un pequeño toque ácido pero en general es dulce, su textura es suave, contiene mucho Graviolalíquido y muchas semillas. Comúnmente esta fruta es de tamaño mediano a grande, ¡algunas son enormes! Con la que se pueden hacer litros y litros de jugos y variados postres. Quiero contarles, para los que no estén enterados, que esta fruta tiene propiedades anticancerígenas comprobadas, lo cual debería estar presente siempre en nuestros hogares.

A continuación les diré paso a paso, cómo preparar el jugo de guanábana:

1) Abrir la guanábana por la mitad o cortarla en 4 partes.

2) Sacar la pulpa con una cuchara para separarla de la cáscara.

3) A medida que se va sacando la pulpa por partes, se debe ir separando esta de las semillas, ya que son bastante grandes y la licuadora se dañaría en caso de no hacerlo.

4) Ir reservando la pulpa blanca en un cazo pues esto es lo que posteriormente vamos a utilizar para preparar el jugo o cualquier otra receta.

5) Poner dentro de la licuadora la pulpa de guanábana hasta casi la mitad, añadir azúcar al gusto (yo le agrego 4 cucharadas grandes), terminar de llenar el vaso con agua o si se prefiere con leche para que quede más espeso.

6) Licuar bien y ya está.

Como previamente le hemos sacado las semillas a la fruta, no será necesario pasarlo por el colador. Posiblemente nos sobrará pulpa, pues las guanábanas suelen ser bastante grandes (como lo he dicho antes), por lo que aconsejo que lo demás se reserve en el congelador para otras oportunidades y mucho mejor si se hace por porciones, de tal manera que se descongele solamente lo que se va a utilizar.

Bueno, pues que lo disfruten…ñami, ñami, ñami.

* ¡Chicos! Por último contarles que todas las partes de esta fruta se aprovechan ya que con las hojas, por ejemplo, se pueden hacer infusiones contra la gripe, las paperas, el insomnio y nerviosismo. La cáscara, las flores y las semillas también tienen múltiples usos 😉

Jugos de frutas

Desde que tengo memoria, crecí viendo a mi madre y mis abuelas como preparaban deliciosos jugos de frutas, para ellas la licuadora (como se le llama en Latinoamérica) ha sido uno de los grandes inventos ya que con esta se pueden transformar las frutas en los más exquisitos jugos. Me siento muy afortunada de haber podido disfrutar durante años de los cuidados de ellas y del amor que transmitían a través de estos.

La realización de un jugo es algo muy sencillo, sólo necesitamos frutas, azúcar, agua o leche si queremos que sea más espeso y con un toque diferente pues el sabor cambia dependiendo de la fruta elegida (aunque nutricionalmente parece que no es aconsejable mezclar la leche con la fruta).

En general, teniendo en cuenta que la medida de la licuadora es estándar, el proceso para que el jugo quede bueno y tenga bastante sabor a fruta es el siguiente:

1)   Verter la fruta cortada en pedazos y que esta ocupe casi la mitad de la licuadora.

2)  Añadir azúcar al gusto de cada uno, pero por mi parte yo agrego de 3 a 4 cucharadas grandes.

3)  Agregar agua hasta completar el litro.

4)  Licuar hasta que la fruta esté totalmente disuelta, cuidando de que la licuadora no se recaliente.

5)  Por último colar las semillas y/o la cáscara.

¿Parece sencillo cierto? ¿Y lo es! Lo único que hay que tener en cuenta es que cada fruta es diferente y dependiendo de sus características habrá que pelarla o separarla de su semilla (si esta es muy grande, para que no se estropee la licuadora). Como este zumo de Guayaba 😉

Bebidas latinas

¿Cómo poder disfrutar de una comida latina sin la compañía de una deliciosa bebida? Pues al igual que cualquier cultura, los latinos han creado y disfrutado durante años de variados, refrescantes y deliciosos manjares líquidos alrededor de las cuales se han reunido.

Y es que cuando hay tanto calor a nuestro alrededor, ya sea humano como en el medio ambiente, la sed no puede esperar!Jugo de frutas

Poco a poco, iremos introduciendo recetas de estas bebidas, en la sección de jugos, podemos ver las frutas más comunes que forman parte de estos mágicos brebajes…

Quiero compartir con todos ustedes cada una de estas; porque quién de nosotros no añora un vaso de jugo de frutas de vez en cuando? Y ni qué decir de los licores que antiguamente fueron creados por nuestros antepasados y muchos de estos aún son parte de nuestros días y celebraciones a lo largo del año. Es más, se puede decir que muchos de estos han trascendido las simples tradiciones locales para convertirse en bebidas representativas de ciertos lugares, bebidas emblema que son asociadas a las regiones. Quiero que entre todos compartamos las experiencias, los refrescantes sabores y la alegría que nos ofrecen. ¿Y tú? ¿Qué tomas?