Casamiento con tostones, tradición de Honduras

Platano frito

Tostones, cortesia: la prensa.hn

Hoy quiero compartir una receta que me ha sorprendido agradablemente en uno de los blogs que sigo, es un plato típico hondureño que tiene una marcada presencia de la comida caribeña, ingredientes tradicionales y combinación de sabores muy latinos.

El casamiento con tostones trae consigo el plátano frito, muy consumido en América latina, en Colombia le llaman patacones, están deliciosos, sirven como aperitivo, acompañante o hasta como plato principal cuando se les pone encima carne, o pollo, o frijoles, o queso,  o ¡varios ingredientes a la vez! son aptos para vegetarianos y para aquellos que no pueden comer gluten.

moros-y-cristianos

moros y cristianos, cortesia: goya.com

Y por supuesto los frijoles, son parte indispensable de la dieta caribeña también y de zonas del interior de muchos países de Latinoamérica, sin ellos, muchas de las recetas representativas de la zona desaparecerían, en Cuba también existe su versión de moros y cristianos; como delicioso acompañante o plato principal, si la economía lo permite 🙂

Pues ya no queda más que visitar la receta que Ligia ha preparado para que nosotros podamos disfrutarla en nuestras cocinas, su plato de casamiento con tostones deleitará a cualquiera que sepa apreciar los sabores tradicionales del Caribe y de la gastronomía hondureña…

 

Kamilla Seidler y su aventura gastronómica en Gustu Bolivia (Parte II)

Lee la primera parte de la entrevista y escucha el podcast

Gustu y sus proyectos

En cuanto al equipo de Gustu, ¿nos puedes contar cómo es ese equipo que trabaja contigo?

gustu grupo

Grupo Gustu, Cortesía Gustu

K.S.: Sí, íbamos a ser una pequeña escuela de cocina con un restaurante para hacerlo sostenible y cuando llegamos y entendimos la magnitud de los productos y el potencial que tenía, cambiamos un poco la idea y queríamos hacer algo más “fine dining”, más elegante, más grande. Empezamos como una escuela, digamos “aprendiendo – haciendo”; muchas veces la gente escucha escuela y piensa en pizarras y sentarse y aprender algo pero nosotros lo basamos más en la filosofía de que te tienes que quemar los huesos, hacer la salsa, oler la salsa y saber en qué punto está listo en vez de aprenderlo sentado. Así nació Gustu y con eso ofrecimos becas para chicos de bajos recursos, que tal vez no tenían como entrar a un hotel privado y así arrancamos. Después entendimos que era muy poca gente que podíamos influenciar con esa forma y decidimos volver a la idea de una pequeña escuela que podía tener más gente y más chicos y tal vez con otro perfil porque tal vez no todos podemos terminar siendo grandes cocineros y todos de alta cocina, otros chicos tenían simplemente necesidad de aprender a cocinar, y así nace Manq’a. Manq’a ahora es la base, tenemos once escuelas en Bolivia y dos en Colombia. Y entonces con esas escuelas cogimos los mejores, los que querían entrar en el rubro, a ese nivel y le ofrecemos pasantías en Gustu como una especialización encima de su título Técnico Básico en Gastronomía. Entonces el perfil de Gustu ha cambiado bastante, empezamos con un perfil de treinta chicos que no tenían conocimiento ninguno y ahora estamos más con chicos que ya han terminado el básico y ya más que todo hacen prácticas, entonces ese ha sido el desarrollo del movimiento Gustu.

Gustu y su movimiento gastronómico

Dentro de su aventura gastronómica, Claus Meyer ha creado el Melting Pot, cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida y brindar oportunidades a grupos menos favorecidos a través de la gastronomía. ¿Cómo se viene desarrollando este proyecto en Bolivia y en otras partes del mundo?

claus meyer y alumnos manqa

Claus meyer y alumnos manqa, Cortesía Gustu

K.S.: Melting Pot nació en Dinamarca y mucha gente dice: ¿pero por qué Dinamarca necesita una fundación”? pero obviamente también tenemos nuestros desafíos y empezó con varios proyectos. Uno por ejemplo en nutrición infantil, que hace como clases de comida saludable y mini maratones para niños muy chiquitos. Otro proyecto en Dinamarca ha sido la inserción de una escuela en donde presos daneses toman clases de cocina y que cuando terminan su tiempo en la cárcel se les ofrece la oportunidad de trabajar en la empresa de Claus Meyer. Con esa fundación, mezclado un poco con el movimiento nórdico, Claus decidió aplicarlo en un país como Bolivia , había otros países pero Bolivia era el que más sonaba. Bio – diversidad, seguridad, es fundamental si vas a montar un equipo fuera, es fundamental que sea un país seguro, está en crecimiento económico, tenía un montón de “pros” y con eso el inicio era una pequeña escuela contrato de un año y a la casa. Y vimos que había más posibilidad, nació Manq’a, tenemos un proyecto pequeño que ojalá pronto crezca que se llama Suma Phayata (significa bien cocinada), que es una promoción de la comida callejera paceña, en este momento, que es justamente para un turista que no habla castellano y quiere acercarse a la señora a ver qué vende en la calle pero no se entienden y le da miedo que tal vez no tiene entrenamiento en manipulación de alimentos, cosas así. Entonces lanzamos un curso para las señoras que tal vez no hace falta cambiar su comida pero quizá cositas pequeñas como no recibir dinero con la mano con la que preparas la comida, pequeñas cosas que hacen un cambio. Y con un proyecto así la Fundación ha ido creciendo, nuestro socio ICO, ha sido parte fundamental de las escuelas Manq’a, entonces como creció la parte social, decidimos quedarnos más tiempo porque habían muchas más cosas qué hacer. A parte de esto, Claus recibe una oferta para abrir un gran negocio en Grand Central Station en Nueva York, pero ahí también exige que solo quiere entrar en el negocio si parte de las ganancias van a proyectos sociales y ahí nace Melting Pot New York. Que están manejando varios proyectos parecidos a los de Dinamarca y también tiene una escuela que está en una de las zonas más complicadas de Brooklyn, donde van a armar un restaurante para la Comunidad alrededor donde no hay restaurantes ahora, entonces es lo mismo, es una escuela que enseña a los chicos a cocinar pero esa misma comida se vende a precios razonables; entonces Melting Pot cada vez crece más y más pero siempre a base de gastronomía.

La comida callejera en Latinoamérica ha sido un generador de negocio y de oportunidades para muchas familias durante muchos años. Este tipo de negocios forman parte del colorido y de los sabores más auténticos que podemos encontrar en todos estos países. Hasta ahora, parece que nadie se había puesto a pensar en la importancia y valor que representan para la gastronomía y para la cultura de los pueblos latinoamericanos, hasta que se creó “Suma Phayata”, el cual ha creado un circuito turístico que está dando relevancia a estos negocios. ¿Qué tan complicado ha sido obtener la ayuda de organismos estatales en este proyecto y cómo se ha venido desarrollando?

anticucho bolivia

Anticucho – Suma Phayata, Cortesía Gustu

K.S.: No tenemos ninguna ayuda de nadie, solo nosotros, pero esperamos crecer con la Municipalidad, que demuestra más interés pero las cosas toman tiempo. Y aunque tengamos la mejor idea del mundo, hay que hacerlo sostenible y que realmente sea un modelo aplicable antes de que se lance a gran escala, entonces eso toma tiempo.

¿Kamilla, por qué crees que la gente debería ir a Gustu?

cacao salvaje gustu

Cacao salvaje, Cortesía Gustu

K.S.: Porque van a tener una experiencia de lo que es casi todo el país. Bolivia es un país que tiene mucho que ofrecer y muchas veces no lo consideramos como que deberíamos ir, pero la gente que tenemos en el Restaurante y que ha estado involucrada en el Proyecto está enamorada del lugar; es hermoso, ahora justamente estoy viendo montañas rojas, verdes, azules, un clima increíble, buena comida, buen vino; es un apoyo a una gastronomía creciente y nos ayuda mucho que la gente venga, visite y pruebe. Esto hace muy orgullosos a los chicos que están involucrados y están todos los días trabajando en eso.

Kamilla Seidler y su aventura gastronómica en Gustu Bolivia (Parte I)

Érase una vez la gastronomía boliviana, poco conocida por el mundo, cuyos productos, tesoros culinarios y métodos ancestrales se quedaban escondidos para comensales, críticos gastronómicos y el mundo entero. Por fortuna, en la vida como en la gastronomía suceden cambios que traen cosas maravillosas por descubrir y explorar. Y es que gracias a Claus Meyer, a Kamilla Seidler y a un gran equipo que ha venido detrás desde que comenzó esa aventura gastronómica en Bolivia, este país andino viene dando de que hablar en muchas mesas y promete ser un protagonista más de la magia gastronómica que solo América latina puede evocar. Les invito a escuchar la entrevista realizada a Kamilla Seidler, quien fue jefe de cocina del restaurante Gustu y como fue su experiencia cuando estuvo allí.

Kamilla Seidler

Kamilla Seidler

Kamilla Seidler – Cortesia: Gustu La Paz

En el 2016 fuiste seleccionada como la mejor chef femenina de América latina, ¿qué es lo que crees que te llevó a tal reconocimiento?

K.S.: Yo creo que varias cosas; mucha gente me pregunta ¿por qué lo ha ganado una danesa?, yo creo que nuestros colegas han querido regalarnos ese reconocimiento a nuestro trabajo en Bolivia y más allá de ser la mejor cocinera por un plato, engloba todo lo que ha logrado el equipo en Gustu. Yo lo veo más por el trabajo en equipo que hemos realizado.

Algunos medios han dicho que quieres revolucionar la cocina boliviana, ¿consideras cierta esta afirmación o en qué crees que se basan para justificarla?

Gustu escuela

Gustu escuela – Cortesia: Gustu La Paz

K.S.: Nosotros llegamos con el propósito de crear un movimiento en Bolivia, obviamente involucrando todos los actores aquí. Queríamos armar un movimiento porque hemos visto mucho éxito con el movimiento nórdico y que aún lleva a los países nórdicos con bastante éxito en la gastronomía mundial. Y la idea de venir aquí era más que todo dar educación a jóvenes de bajos recursos en gastronomía porque es una profesión que siempre vamos a necesitar, siempre tendremos que comer, entonces es una manera de aprender algo que siempre va a ser necesario. Después se volvió un poco más serio y empezamos a ver lo que ofrece Bolivia a nivel de diversidad, productos, vinos, singani, todo lo que tiene, más el capital humano obviamente. Con eso decidimos, no sé si revolucionar la comida boliviana, pero pensarlo de una forma moderna intentando mantener las recetas de siempre, aunque de alguna manera se puede ver como una modernización de la cocina. Esa era la meta y ahora como el equipo está creciendo y los chicos cada vez son mejores y más responsables, ellos obviamente hacen platos con más espíritu boliviano que lo que yo podría hacer, que no soy de acá; entonces me parece que la mezcla que hemos conseguido entre lo tradicional y lo moderno es bastante interesante.

Entonces, en principio los platos que se encuentra en Gustu no son recetas tradicionales, sino que más bien con los ingredientes locales ustedes han creado sus propias recetas. ¿ Y por qué Bolivia Kamilla?

 

Claus Meyer Gustu

Claus Meyer – Cortesia: Gustu la Paz

K.S.: Porque justamente Claus Meyer, que es uno de nuestros dueños y es un “entrepeneur” gastronómico danés, uno de los fundadores del movimiento nórdico y NOMA en Copenhagen, quería ver si se podía aplicar un movimiento en un país en desarrollo económico y de esta forma tratar de mejorar toda la cadena desde el productor que recibe precio justo hasta la educación del mismo cocinero y obviamente al cliente y finalmente tener con eso más interés en el turismo gastronómico, y por eso el lema de “cambiar el mundo a través de la comida” porque si logramos cambiar toda la cadena productiva vamos a tener verdaderamente un mundo cambiado.

¿Qué consideras que ha sido lo más difícil a la hora de trabajar en Gustu?

 

Kamilla en Gustu

Kamilla Seidler en la escuela de Gustu – Cortesia: Gustu La Paz

K.S.: Obviamente llegar a un país que no conocía; obviamente a nivel cultural, a nivel de productos y todo es nuevo. Lo bueno es llegar con la experiencia de las cocciones y todo el conocimiento que uno pueda tener pero después tener que aplicarlo a un contexto totalmente distinto, y eso ha sido uno de los desafíos más grandes. Después ha sido un regalo trabajar con tantos jóvenes que sueñan con eso y que han estado esperando montar un restaurante de alto nivel en su propio país en vez de tener que ir a otro lado a practicar y tal vez tener que conseguir fondos que no tienen para trabajar en un restaurante así.

¿Tú crees que Gustu se ha convertido en un punto de referencia en América latina?

Res madura Gustu

Res madura, crocante de yuca, mouse de tuetano y chive – Cortesia: Gustu La Paz

K.S.: Sí, yo creo que sí, yo creo que es la primera vez que escuchamos tanto de la gastronomía boliviana y más allá de los vinos, como digo del singani, creo que han sido productos escondidos; porque aquí todo el mundo sabe, pero lejos de Bolivia no muchos han conocido esa realidad y yo creo que Gustu ha formado parte de poner eso en el mapa.

Según lo que tengo entendido, tú has trabajado en países nórdicos, en España, no sé si en alguna otra parte y en Suramérica en Bolivia. ¿Cómo ves la cocina boliviana y la revolución que has estado llevando durante el tiempo que has formado parte del equipo de Gustu?

 

Interior Gustu

Interior Gustu – Cortesia: Gustu La Paz

K.S.: Todo cambia con el clima, con la cultura, con las tradiciones, obviamente con los productos, la tradición gastronómica es otra; pero también comparte muchas cosas. Más que todo donde vemos cocciones tradicionales; en los países nórdicos hemos guardado siempre pescado en sal, hemos curado mucho, hemos fermentado mucho justamente para los inviernos duros y muchas de esas cosas igual se ven aquí desde hace miles de años. Los fermentos, la chicha, el chuño, la papa seca que se guarda igual para tener aquí durante todo el año; entonces justamente esas cosas me fascinan aún más de la preparación más tradicional a la más antigua. La huatia, la cocción dentro de la tierra, hay muchas cosas que se complementan entre países aunque estamos a catorce mil kilómetros de distancia. También hay cosas que son únicas y que son muy interesantes de aprender, yo estuve en La Paz a 3.600 metros y de pronto a media hora de vuelo estás en plena selva y estás viendo cocciones a fuego vivo de lagartos y de pescado en hojas de plátano, etc. Entonces es un país súper diverso y ofrece muchas cosas también que a nivel turístico interesa mucho a la gente, ahora viajan por gastronomía; antes no sé, a la torre Eiffel o al Machu Pichu, ahora vemos que la comida interesa mucho. Y yo creo que Bolivia todavía está en un momento en que mantiene muchos las tradiciones y es importante que se mantenga, obviamente yo entiendo que la gente tenga que modernizarse pero también entiendo que es lindo conocer esas manera antiguas.

En relación a la gastronomía latinoamericana y a los países más representativos como México, Perú, Colombia cada vez más y Brasil; no sé si conoces alguno de ellos y su gastronomía y si ¿puedes mencionar algo que te parezca interesante?

Salteñas

Salteñas de coca, cañahua y tradicional – Cortesia: Gustu La Paz

K.S.: Conozco los tres y me parecen fascinantes, yo creo que lo que más se compara con la boliviana es la peruana, porque yo creo que comparte muchas cosas; obviamente siendo vecinos pero también los ajíes por ejemplo: aquí es ají de lengua, allí es ají de gallina, entonces son platos bastante parecidos. Bolivia también está en un momento de crecimiento económico y también a nivel cultural estamos viendo mucha influencia indígena mezclada con lo moderno; entonces ve uno un señor con su traje yendo a la oficina en su Porche pero se detiene para comerse un taco. Y aquí es un poco lo mismo, tienes las salteñas que son como empanadas hechas de masa dulce y un relleno salado que es tradición y no hables mal de la salteña porque te caen al lado… son las mismas tradiciones que vemos, obviamente son platos distintos. Lo complicado pero también lo lindo es que está muy descentralizado, entonces tienes que viajar a tal lugar para probar tal plato, todavía no se mezcla mucho entre regiones. Es interesante porque te lleva al lugar donde hay que comerlo. Y entonces tú vas a un lugar y ves la vestimenta y eso se explica en la comida, lo que crece en esa región, es lo que vas a comer ahí.

Kamilla, cuando tú llegaste a Gustu, ¿cómo crearon la carta?

CRUDO DE LAGARTO Gustu

Crudo de lagarto con polvo de hibiscus y pepino amazonico – Cortesia: Gustu La Paz

K.S.: Primero, tuvimos como seis meses para construir el restaurante y crearlo, en ese momento viajamos bastante por el país para conocer el producto y conocer las maravillas a nivel cultural y gastronómico porque como te dije llegué sin conocer mucho. La gente nos ha acogido súper bien y nos ha enseñado cómo se hacen las cosas y con ese pase de productos poniendo todo encima de la mesa empezamos a pensar platos propios. Entonces era una fase complicada de entender la cocción de cada producto, la mejor manera de servirlo; ¿lo freímos, lo hervimos, lo salteamos? ¿qué hacemos? también con la experiencia de todos los chicos, de su vida, de su familia, de sus tradiciones. Empezamos con un gran equipo de todo el país representándolo, entonces a base de cómo lo hacían en sus casas, mezclando cocciones de la selva con las del altiplano y así..

 

Días de changüa

Nada como una buena changüa con el frío de Bogotá 😊

Galletas De Esqueletos Para Halloween Y Día De Muertos — Dulcia Bakery

El día de los muertos es una de las festividades más coloridas y sobresalientes en Méjico y otras partes de América latina, una festividad en donde los rituales y la tradición cuentan historias maravillosas y entrañables de la cultura latinoamericana. Gustolatino Gastronomía se une a esta festividad compartiendo un tutorial para que aprendas a decorar galletas para el día de muertos. No apta para diabéticos, pero sí muy entretenida, estas galletas son una preciosidad para regalar a familiares y amigos… y si eres valiente y te atreves a hacerlas, envía tus fotografías a gustolatinogastronomia@gmail.com las compartiremos en el blog 😉

a través de Galletas De Esqueletos Para Halloween Y Día De Muertos — Dulcia Bakery

América Latina y sus 50 mejores en 2017 (parte II)

La semana pasada se entregaron los premios de The World’s 50 Best, un reconocimiento que se ha convertido en un punto de referencia para evaluar el nivel de la gastronomía latinoamericana en toda esa región y de los principales protagonistas.

“Best female chef award” 2017

Leo_Espinosa

Chef Leonor Espinosa, cortesía: wikipedia.org

Esta vez el reconocimiento como la mejor chef de América latina en el 2017 ha sido para la colombiana Leonor Espinosa, ella es toda una abanderada de la gastronomía colombiana en pro del beneficio social de comunidades locales con las que ha desarrollado diferentes proyectos y que mutuamente han enriquecido los sabores colombianos con propuestas y nuevas formas de presentar los ingredientes. Su restaurante Leo es un testimonio fiel de que los sabores colombianos se trabajan con el corazón y la sencillez; un restaurante que nuevamente ha estado presente en el listado pero no ha alcanzado a formar parte de los 10 primeros.

“Best pastry chef award” 2017

Chef Saiko Izawa, cortesía: prnewswire.com

Saiko Izawa, japonesa de nacimiento, ha sido reconocida este año por su labor como la mejor repostera en América latina, en el restaurante A Casa do Porco en São Paulo – Brazil; la mujer que mejor puede presumir de cerrar con broche de oro muchas de las visitas  al restaurante y hacer más dulce el paso de los comensales. Saiko trabaja en el restaurante codo a codo con el chef Jefferson Rueda para ofrecer cocina de mercado, sabores de proximidad e ingredientes tradicionales como la leche de calidad que sorprenden positivamente a los visitantes del lugar.

“Chefs’ choice award” 2017

German Martitegui

Chef Germán Martitegui, cortesía: greatchefs.com

Germán Martitegui ha recibido dos satisfacciones en los premios, pues además de que su restaurante Tegui hubiera sido reconocido en la lista como el mejor de Argentina, sus colegas chefs lo han elegido como su preferido. Un chef que con el paso del tiempo se va creando un nombre relevante dentro de la gastronomía latinoamericana.

“One to watch award” 2017

Oro

Restaurante Oro, chef Felipe Bronze, cortesia: cashola.com

El restaurante Oro en Río de Janeiro, parece ser una joya a punto de descubrir. Un restaurante en donde su chef recrea los sabores de Rio de Janeiro y de los “cariocas” como toda una identidad gastronómica. Felipe también es conocido por su cocina de vanguardia y sus trabajos como “celebrity” en programas de cocina. Para Felipe Bronze, el chef, más que la estética en los platos, busca la sencillez y sabores que aporten momentos memorables para los comensales.

“The art of hospitality award” 2017

Gaston-ArtHosp

Chef Gaston Acurio y restaurante, cortesia; theworlds50best.com

Para Astrid y Gastón los chefs del restaurante con el mismo nombre ubicado en Lima – Perú, la visita a su local no es solamente un espacio de calidad para degustar la comida peruana sino una experiencia única que promete quedar grabada en la mente de sus visitantes; cada uno de los detalles son una promesa de que sus comensales se irán con ganas de volver para repetir; un momento en donde todos los sentidos y las emociones se unen en un recuerdo positivo y por estos motivos y muchos más, el establecimiento de uno de los chefs más influyentes de comida peruana ha recibido dicha mención.

“Highest New Entry Award” 2017

alcalde mx

Restaurante Alcalde – Guadalajara, cortesia: coolhunter.mx

El restaurante Alcalde, Guadalajara – Méjico, es uno de los restaurantes que desde que fue descubierto por este evento no para de escalar posiciones captando siempre la atención de los críticos gastronómicos con la propuesta ofrecida por su chef. Francisco Ruano, un chef de gran trayectoria cuyo conocimiento se ha forjado en muchos de los restaurantes más importantes a nivel mundial, ha captado todo ese saber para hacerlo tangible en cada uno de sus platos. En el restaurante es posible degustar los ingredientes mejicanos más tradicionales mientras se está en un ambiente distendido.

“Highest Climber Award” 2017

HarrySasson rest

Restaurante Harry Sasson, cortesia: theworlds50best.com

El restaurante Harry Sasson, Bogotá – Colombia desde hace muchos años es un punto de referencia en la gastronomía de la capital colombiana y así mismo su chef quien se ha convertido en un representante de renombre en la gastronomía colombiana con varias de sus propuestas gastronómicas. En un lugar donde se encuentran la gastronomía asiática, europea y latina, platos tan típicos y colombianos como las empanadas o la carne a la parrilla de excelente calidad, preparada en su punto; siempre sorprenden por la sencillez y delicadeza de sus sabores. Sabores muy tradicionales y donde lo simple es sinónimo de calidad.

“Individual Country awards” 2017

Aquí tenemos los restaurantes que han obtenido el reconocimiento en esta categoría por país, algunos de los cuales presumen de estar entre los 10 primero restaurantes de Latinoamérica. Queremos constar que el listado de abajo no los clasifica según su importancia dentro del evento:

Boragó, Santiago de Chile – Chile

D.O.M., São Paulo – Brasil

Gustu, La Paz – Bolivia

Harry Sasson, Bogotá – Colombia

Maido, Lima – Perú

Maito, Ciudad de Panamá – Panamá

Parador La Huella, José Ignacio – Uruguay

Pujol, Ciudad de Méjico – Méjico

Tegui, Buenos Aires – Argentina