Hormigas culonas de Colombia, calidad registrada

Hormigas culonas anuncio
Hormigas culonas anuncio

La entomofagia es el consumo de insectos por otras especies de animales o seres humanos, esta costumbre que ha estado arraigada a muchas culturas de Latinoamérica pero también de Asia y Australia aún sigue viva en varios países y hasta sea posible que en un futuro vuelva a tomar fuerza o se convierta en toda una tendencia, de hecho la FAO quiere promover esta iniciativa como una manera de frenar el hambre en el mundo. En Colombia esta costumbre, aunque no es muy dominante, se ve reflejada especialmente en la región de Santander con uno de los alimentos más representativos de esta zona, las hormigas culonas.

Estas hormigas son bastante grandes y hacen su aparición durante la época de lluvias (específicamente en Semana Santa) las cuales salen para convertirse en el manjar de muchos. La última vez que estuve en Colombia y pasé por este departamento, salí de Bucaramanga para ir a su encuentro… ese día nos escapamos con la ilusión de poder encontrar algún puestito de carretera donde las vendieran y después de dar vueltas en el vehículo a través de la serpenteante autopista ¡las encontramos! (debo decir que he hecho un esfuerzo sobre humano para sobrevivir a todas las curvas que hay en la vía, pues soy de esas personas que no disfrutan demasiado del paisaje si tiene muchas ondulaciones…)

Hormiga culona
Hormiga culona

Estas enormes hormigas, que durante el mes de abril parece que renacieran como el ave Fénix, son uno de los ingredientes más exóticos que se pueden encontrar en Colombia y muchos chefs se han rendido ante tal exotismo para poder ofrecer en sus platos esta singular exquisitez… Históricamente, parece que la comunidad indígena de los Guanes en Colombia, era la que más disfrutaba de este ingrediente en tiempos antiguos (esta comunidad era la que habitaba el territorio de Santander y en varias de las poblaciones que actualmente son productoras de las hormigas). Bueno pues siguiendo con nuestro viaje, al llegar al puestito en la carretera pudimos hablar un buen rato con una amable vendedora de las carreteras de Colombia la cual nos contó que los pueblos colombianos de Charalá, Mogotes y Villa Nueva eran las poblaciones más prolíficas para engendrar estos insectos. Nos contó que el volumen de las lluvias era un indicio excelente para poder disfrutar de una «buena cosecha» de hormigas culonas y que estaba directamente relacionado el hecho de que a más lluvias, más hormigas.

Pero ¿cómo agarran las hormigas?, le pregunté a la señora, quien me contó que lo hacían directamente de la tierra con la mano – por las alas que tienen – (pues de lo contrario harían mucho daño con sus patas y lastimarían a los recolectores o se subirían por el brazo para vengarse de ellos…). Una vez atrapadas las reunen en un recipiente para meterlas posteriormente en agua con sal ( y así sacarles toda la tierra y suciedad, es decir que mueren ahogadas :(). Posteriormente las ponen a escurrir al sol para que queden totalmente secas y luego las fríen con más sal en una paila, la señora me decía que las hormigas no necesitan aceite porque ellas mismas sueltan su propia grasa.

Paquete de hormigas culonas en carreteras colombianas
Paquete de hormigas culonas en carreteras colombianas

Por último le pregunté sobre la proporción entre hormigas y tiempo para esta preparación, la señora mencionó que 1000 gr de hormigas necesitan tostarse durante 1 hora, revolviendo constantemente para que queden crocantes y bien cocinadas. Este proceso es un trabajo duro para los recolectores porque no reciben mucho dinero por ellas (como siempre los distribuidores se llevan la mayor parte de la ganancia…) de hecho, hay empresas que exportan este alimento a otros países y por supuesto están recibiendo una buena cantidad de dinero sin padecer el esfuerzo de los recolectores… Cuando las hormigas están listas se guardan en bolsas de papel para mantenerlas frescas, las cuales se pueden almacenar hasta por un año una vez preparadas, pero requieren ser puestas al sol cada 2 meses para que mantengan su frescura.

Hormiga culona para comer
Hormiga culona para comer

Los recolectores las guardan a veces vivas en el congelador durante máximo 3 días (pobres hormigas ¡que horror!, en ninguna de mis otras vidas quiero ser una de ellas por si acaso…), posteriormente las sacan de nuevo al sol y ellas vuelven a revivir de nuevo abriendo sus patitas y moviéndolas…. Por lo visto, hay varias especies muy similares a las hormigas culonas y a veces los comerciantes las mezclan con las auténticas para tener más rentabilidad y aumentar la cantidad que se comercia, por supuesto estas no tienen el mismo sabor ni calidad. Las hormigas culonas son una especie endémica y no se sabe exactamente de qué se alimentan, ni cómo surgen (tal vez influye la tierra o la vegetación de la zona, pero parece que tienen preferencia por las hojas de limón o por los árboles locales). Lo que si está claro es que la sensación de comer hormiga culona es casi la misma que saborear un fruto seco (como maíz tostado, pero con un toque diferente) lo único raro es su aspecto, pero pasando esto por alto, los insectos en general poseen gran cantidad de proteínas y por lo visto son una opción más para la alimentación :). ¿Qué opinan del consumo de insectos? ¿Tienen alguna preferencia para compartir con Gustolatino?

Propiedades del plátano

¿Ya conocen los beneficios del plátano? Los invito a que confirmen y aprendan en esta presentación de una manera divertida todo lo que nos aporta esta maravillosa fruta 🙂

Los beneficios del plátano y de la banana son prácticamente los mismos y aunque existen muchas variedades de este fruto, es bueno saber que aportan infinidad de nutrientes. Lo único que hay que destacar es que cuando esta fruta aún no ha madurado, posee más almidón y menos azúcar. En América Latina el plátano es un alimento insignia, presente en millones de hogares y con él se preparan innumerables y deliciosas recetas, por eso considero que vale la pena presentar todo lo que este aporta en un artículo independiente, para que aprendamos más sobre los ingredientes latinos.

En general se aconseja siempre mantenerlo a temperatura ambiente, ya que la nevera le quita sabor y hace que se oscurezca (aportándole un color poco apetitoso) y como ya les dije en la receta de patacones fritos el que quiera comerlos saladitos que los prepare verdes 😉

Patata, bendición de América

La patata o papa, como le decimos en América Latina, es uno de los ingredientes más queridos, utilizados y saboreados en cada una de las recetas latinoamericanas. ¿Qué se iban a imaginar los españoles cuando la llevaron a Europa por primera vez, que sería adorada por tanta gente en el mundo entero?.

La cuna de este delicioso ingrediente es la zona andina, es por eso que hay gran variedad para elegir y preparar diversidad de platos en países como Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y la parte norte de Argentina.

Aunque existen miles de variedades, muchas variedades de patata solo se cultivan en estos países pues necesitan condiciones climáticas especiales, de todas maneras la patata es tan versátil que con las variedades que encontramos podemos adaptar las recetas a muchas de las originales. A continuación voy a compartir con todos la receta de uno de los platos que más me gustan y de los más típicos, en este caso para preparar una sopa de mi país (Colombia), el Ajiaco.

 

Jugo de guanábana

La guanábana es una fruta originaria del Amazonas, su sabor es bastante agradable, tiene un pequeño toque ácido pero en general es dulce, su textura es suave, contiene mucho Graviolalíquido y muchas semillas. Comúnmente esta fruta es de tamaño mediano a grande, ¡algunas son enormes! Con la que se pueden hacer litros y litros de jugos y variados postres. Quiero contarles, para los que no estén enterados, que esta fruta tiene propiedades anticancerígenas comprobadas, lo cual debería estar presente siempre en nuestros hogares.

A continuación les diré paso a paso, cómo preparar el jugo de guanábana:

1) Abrir la guanábana por la mitad o cortarla en 4 partes.

2) Sacar la pulpa con una cuchara para separarla de la cáscara.

3) A medida que se va sacando la pulpa por partes, se debe ir separando esta de las semillas, ya que son bastante grandes y la licuadora se dañaría en caso de no hacerlo.

4) Ir reservando la pulpa blanca en un cazo pues esto es lo que posteriormente vamos a utilizar para preparar el jugo o cualquier otra receta.

5) Poner dentro de la licuadora la pulpa de guanábana hasta casi la mitad, añadir azúcar al gusto (yo le agrego 4 cucharadas grandes), terminar de llenar el vaso con agua o si se prefiere con leche para que quede más espeso.

6) Licuar bien y ya está.

Como previamente le hemos sacado las semillas a la fruta, no será necesario pasarlo por el colador. Posiblemente nos sobrará pulpa, pues las guanábanas suelen ser bastante grandes (como lo he dicho antes), por lo que aconsejo que lo demás se reserve en el congelador para otras oportunidades y mucho mejor si se hace por porciones, de tal manera que se descongele solamente lo que se va a utilizar.

Bueno, pues que lo disfruten…ñami, ñami, ñami.

* ¡Chicos! Por último contarles que todas las partes de esta fruta se aprovechan ya que con las hojas, por ejemplo, se pueden hacer infusiones contra la gripe, las paperas, el insomnio y nerviosismo. La cáscara, las flores y las semillas también tienen múltiples usos 😉