Cenando en Tanta sin Gastón Acurio

Interior del restaurante Tanta

Interior del restaurante Tanta

Gastón Acurio es el chef peruano más reconocido dentro y fuera de su país y gracias a él y a muchos esfuerzos del gobierno de Perú ha sido posible que la comida de este país se haya convertido en una de las gastronomías latinas más importantes, de hecho a nivel internacional, para muchos chefs es ya una referencia culinaria que no se puede pasar por alto. Por supuesto a mi como amante de la comida latina me intrigaba lo que pudiera ofrecer un chef como Gastón y probar las recetas peruanas de la mano de alguien como él.

Mónica de gustolatino en Tanta

Mónica de Gustolatino en Tanta

Pero ya que desafortunadamente por ahora no puedo visitar ningún restaurante de Gastón Acurio en Perú, he tenido que optar por pasar por Tanta, el restaurante peruano que el chef tiene en Barcelona para poder conocer y saborear un poco más de la gastronomía de su país y de la propuesta de esta estrella culinaria. La primera vez que estuve, lo hice con la compañía de mi amiga Paty (y nuestros respectivos acompañantes) ella me dijo que le había gustado mucho y bueno, tengo que reconocer que creo en su criterio, ya que ella sabe lo que es crecer con la comida de este país (digamos que lo lleva en las venas).

Chicha morada de Perú

Chicha morada de Perú

Del lugar puedo decir que es muy agradable, con un toque alegre y moderno, pero que sutilmente mantiene su espíritu autóctono en pequeños detalles como los quipus usados por los Incas. Su equipo de camareros es amable, ofreciéndote una muy buena atención desde que llegas hasta que dejas el lugar. La verdad es que viniendo de Colombia me siento realmente sensible en relación a este aspecto, pues considero el servicio como un elemento clave dentro de la trayectoria de un lugar y por muy bonito que sea o muy buena su comida, si la atención es mala, considero que no vale la pena volver y ¡créanme que soy exigente en este sentido! quizá un poco pesada y que si algo no me gusta lo digo, pero como cliente estás en todo tu derecho de dar tu opinión si algo no cumple con tus expectativas (dentro de lo razonable, claro).

Bueno pues siguiendo con la cena.. nos sentamos en la mesa que teníamos reservada y lo primero que hicimos fue pedir nuestras bebidas, Paty se pidió una chicha morada (bebida muy típica de Perú), yo me fui por algo más neutral y pedí un jugo de maracuyá que consideré un poco más ligero. Y mientras bebíamos un poco y probábamos el pan de harina de papa que nos habían traído (solamente por esto ya vale la pena ir..) nos íbamos decidiendo por lo que sería el menú de esa noche… en esos momentos me sentí afortunada de tener a Paty allí, porque es mucho más fácil ir con alguien que sabe qué es cada cosa y te lo puede explicar, sin tener que bombardear a los camareros con preguntas una y otra vez.

Tanta chupe langostinos

Tanta chupe langostinos

Y ya que era la primera vez que íbamos, para empezar decidimos probar el “Piqueo Criollo” un plato ideal para compartir y probar algunas de las cosas representativas de la comida peruana, además de eso nos pedimos el trío de ceviches (creo que sería un pecado ir a un peruano y no probarlo y ¡menos si tienen el sello de Gaston Acurio!. De segundo cada cual pidió lo suyo, uno de nuestros acompañantes se pidió el “Pato Norteño”, otro optó por el clásico “Ají de Gallina”, Paty se quedó con el “Chupe de Langostinos” y yo me pedí el “Anticucho de Pescado Mantequilla” (este pescado me sorprendió por su consistencia firme, casi parecía carne). Al terminar la cena, nos sentimos más que satisfechos, no solamente por lo bien que quedamos sino porque todos los platos eran dignos de repetir, pero sin espacio para postre no nos quedó mas opción que volver de nuevo…

Tanta postre de maracuyá

Tanta postre de maracuyá

La segunda vez fuimos con amigos diferentes y pasando por alto los platos que comimos, terminamos nuestra cena esta vez haciendo un esfuerzo para llegar hasta el postre de maracuyá y unos cocteles que forman parte de la carta de bebidas del lugar. El precio de los platos es medio, considero que ni muy caro pero tampoco barato, se puede echar un vistazo en la página web del restaurante pero en promedio yo diría que de 30 a 45 euros por persona (nada mal teniendo en cuenta el reconocimiento de Gastón). Bueno pues así terminan mis experiencias comiendo en Tanta por el momento y pronto les estaré contando sobre otros lugares interesantes para saborear la comida latina, que tiene tanto colorido y diversidad; y como decía un programa televisivo en mi país: “Hoy desde Barcelona, mañana desde cualquier parte del mundo” 🙂

¡Ah! para los que tienen dudas, anticucho es el nombre que reciben las brochetas con carne o pescado en el Perú. ¿Y ustedes, han estado en Tanta, qué tal ha sido la experiencia? Los invito a que las compartan en el blog 😉