Sándwich santafereño; transformando la tradición

Escrito por Alejandra Duarte

Ajiaco santafereño

Ajiaco santafereño (Cortesía: Colombia.com)

Me encontraba en medio de la búsqueda de un plato nuevo, diferente y creativo, pero que de igual manera mantuviera la esencia de los inigualables sabores bogotanos en los cuales ingredientes como carbohidratos y harinas predominan, con el infaltable arroz en un almuerzo casero, las papas, la yuca… en fin, ¿qué más bogotano que un típico ajiaco santafereño para una tarde familiar cachaca?

Con todo ese sabor que nos brinda la papa criolla, la sabanera y claro la R-12. Pero partiendo de una sopa con tanto reconocimiento y tradición ¿qué podría ser diferente? Tal vez la transformación total del plato, eso fue lo que se me ocurrió, en un primer boceto pensé para iniciar en algún tipo de alimento de panadería, como un delicioso pan de papa. Sabiendo que han sido tan reconocidos últimamente en hamburgueserías innovadoras a nivel nacional e internacional. Con este pensamiento como base, los demás ingredientes simplemente fluyeron con la idea del ajiaco y lo que tradicionalmente lleva. Así que de esta manera se formó el plato, un sándwich con pan de papa criolla y guascas, relleno de pechuga de pollo mechada, mezclado con un sabroso alcaparrado, un poco de puré de papa criolla en las bases del pan y de acompañamiento chips de arracacha. Un plato que mantiene los sabores típicos que recuerdan a un ajiaco, pero en una experiencia totalmente nueva y diferente.

Con lo que decidí crear unos sádwiches con matices cachacos inspirados en el tradicional ajiaco santafereño.

Receta de pan de papa criolla y guascas

Pan de papa criolla y guascas

 

Ingredientes:

Para 9 sándwiches medianos (aproximadamente 10 cm de diámetro).

  •  50 gr de papa criolla en puré (aproximadamente 5 papas criollas medianas)
  •  52 gr de mantequilla derretida
  •  125 ml de leche a temperatura ambiente
  •  18 gr de levadura activa seca
  •  22.5 gr azúcar blanca
  •  90 gr de harina de trigo común
  •  1 huevo
  •  1 yema
  •  160 gr harina de fuerza
  •  15 gr de sal
  •  20 gr de guascas cocidas en trozos
Pan de papa criolla y guascas

Pan de papa criolla y guascas (Chef: Alajandra Duarte)

Preparación de pan de papa criolla y guascas

  • Ya sea en batidora eléctrica o a mano, batir la leche con el puré de papa criolla hasta homogenizar y luego agregar la mantequilla derretida 
  • Mezclar por separado los ingredientes secos, 90 gr de harina, levadura y azúcar, agregarlos a la anterior mezcla batiendo constantemente hasta obtener una masa húmeda y algo pegajosa 
  • Dejar reposar la masa en un cuenco sin tapar por 30 minutos en un ambiente templado
  • Posteriormente, sea a mano o con máquina de gancho agregar a la masa los huevos, la yema, la harina de fuerza, las guascas y la sal, batir hasta conseguir una masa suave que no se pegue y sea elástica al estirar
  • Disponer la masa en un cuenco engrasado, cubrir con un paño limpio y seco y dejar reposar unos 30 minutos
  • Pasado ese tiempo dividir la masa en partes iguales según el tamaño y forma deseadaEn este caso se realizaron círculos de aproximadamente 6 cm de diámetro que crecerían durante la cocción
  • Colocar sobre una bandeja de horno con papel parafinado o previamente engrasada y con los panecillos algo separados (pues crecerán un poco más), dejar reposar en lo posible 1 hora con un paño seco cubriéndolos
  • Precalentar el horno a 400° F / 200° C , calor arriba y abajo
  • Pintar con mantequilla o yema de huevo los panes y hornear durante 20 minutos hasta que tomen un hermoso color dorado y se sienta el olor a pan recién horneado
  • Sacar del horno y dejar enfriar unos minutos

En este punto podrías disfrutar los panecillos solos o con un poco de mantequilla untada y comer unas onces deliciosas, pero si quieres ir más allá sigue con la receta y prepara el delicioso relleno que formará parte de nuestra nueva versión del tradicional ajiaco con pollo

Receta de pollo mechado con alcaparrado

Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo sin piel
  • 1 tomate
  • Tallos de cebolla larga
  • Aceite
  • Sal/comino en polvo/pimienta en polvo/caldo de gallina en polvo
  • Crema de leche
  • Alcaparras picadas

Preparación del pollo mechado con alcaparrado

  • Cocinar la pechuga en una olla grande con agua suficiente y sal
  • Mientras tanto rallar el tomate y picar finamente la cebolla larga
  • En una sartén agregar suficiente aceite y sofreír la cebolla con el tomate rallado
  • Agregar suficiente crema de leche para que cubra el sofrito y quede una textura de salsa (ni tan liquida, ni tan espesa) añadir condimentos al gusto e ir probando, se aconseja poner menos sal de la deseada pues las alcaparras aportarán sal
  • Agregar las alcaparras picadas a la mezcla anterior y cocinar por 15 minutos a fuego medio con la tapa para que no se seque demasiado la mezcla
  • Sacar la pechuga de pollo del agua cuando esté totalmente cocida y desmechar con un tenedor, apartar en un recipiente
  • Para finalizar mezclar el pollo mechado con el alcaparrado y reservar

Ahora solo nos queda preparar el acompañamiento delicioso y  sencillo que completará la nueva versión del típico ajiaco santafereño

Chips de arracacha

Ingredientes:

Preparación:

  • Cortar rodajas de arracacha del tamaño deseado y cuando el aceite para freír haya alcanzado óptima temperatura de fritura (180°C) agregar con mucho cuidado las rodajas de arracacha hasta que se doren y se perciban crujientes.

¿Cómo armar nuestro sándwich santafereño?

Sándwich santafereño

Sándwich santafereño (Chef: Alejandra Duarte)

Ya con cada ingrediente principal de nuestro sándwich santafereño procedemos a armarlo.

  • Partir cada panecillo por la mitad y en el pan de abajo esparcir un poco de puré de papa criolla como base del relleno
  • Agregar una generosa cucharada de pollo con alcaparrado encima
  • Super poner unas tajadas de queso Paipa (o el que más te guste, que se derrita en el sándwich)
  • Por último colocar unas hojas cocidas de guasca para dar mayor presencia al plato y cerrar el sándwich
  • Disponer a un lado los chips de arracacha con sal espolvoreada y listo, un plato completo, delicioso y original que cualquiera puede cocinar

Puedes acompañar esta nueva versión del típico ajiaco santafereño con una bebida refrescante de maracuyá y piña, dos frutas intensas con el equilibrio perfecto entre dulce y ácido que contrastan con los sabores inigualables del sándwich santafereño.

Refresco de maracuyá y piña

Refresco de maracuyá y piña

Ingredientes:

  • 3 maracuyás
  • 4 rodajas de piña (sin el corazón)
  • Azúcar al gusto
  • 1.5 litros de agua
  • Hielo

Preparación:

  • En una licuadora o procesadora de alimentos agregar todos los ingredientes junto con la cantidad de azúcar al gusto
  • Licuar hasta homogenizar todo y colar
  • Servir con un poco de hielo

Tips para preparar el sándwich santafereño

Esta es una receta en la que necesitas tiempo ya que para obtener un pan suave y esponjoso el tiempo de levado es fundamental, posteriormente el horno hará el resto haciéndolo crecer y obtener una miga agradable.

  • Pica muy finamente las guascas para que así se esparzan por toda la masa del pan y que en cada mordisco sientas ese sabor tan característico del ajiaco
  • Para este pan la harina de trigo tradicional funciona si no tienes a la mano harina de fuerza o no quieres usarla, aunque la primera asegura que la masa suba con más facilidad y sea más esponjoso
  • La cocción de las guascas se realiza hirviéndolas en suficiente agua que las cubra (a fuego medio), cuando cambien de color a verde oscuro estarán listas para colar y reservar. La cocción dura aproximadamente 3 minutos.
  • La levadura activa seca se consigue en cualquier tienda de productos para panadería y repostería o en algunos supermercados
  • Amasar la masa del pan en máquina es la manera ideal de mezclar todos los ingredientes pero si el procedimiento lo realizas a mano en una superficie enharinada, debe ser amasado por unos 10 a 15 minutos con fuerza para asegurar un buen crecimiento y consistencia de la masa
  • El horno juega un papel fundamental en la preparación de masas y horneados: la puerta del horno debe cerrar bien para que no se escape el calor, la potencia del horno debe ser ideal para que el calor llegue correctamente a la masa y a todas las partes del horno, si el horno es a gas puede que necesite menos tiempo en la cocción, etc., hay que ir probando con él
  • La papa criolla colombiana posee una textura, sabor y color especial y aportarán a la receta parte del característico sabor del típico ajiaco santafereño . Se aconseja que el puré de papa que se unte en el pan tenga consistencia para que aporte sabor pero no humedad al mismo
  • El queso Paipa es un queso fresco muy consumido en Colombia, el cual puede ser bastante interesante para preparar esta receta, pero si estás fuera de Colombia, puedes optar por alguno que le sustituya como el mozzarella que es bastante similar
  • En Latinoamérica se suelen colar los zumos de frutas cuando se preparan, pues las semillas no son agradables al paladar y  es posible que caigan pesadas al estómago
  • En Colombia es usual acompañar las comidas con zumos de frutas, por lo que la opción que te damos aquí puede ser muy agradable para acompañar nuestra versión del típico ajiaco santafereño
  • Cachaco: Es una manera de llamar a las personas nacidas en Bogotá

 

Nuevos chefs en Gustolatino

En Gustolatino Gastronomía estamos en búqueda constante de novedades, recetas latinas y chefs de los cuales aprender platillos deliciosos para preparar en nuestros hogares. Y como el talento de los chefs se trabaja poco a poco y día a día, hoy queremos invitarlos a que conozcan dos futuras promesas gastronómicas colombianas que han aceptado unirse en este viaje gastronómico por América Latina con Gustolatino Gastronomía. Alejandra Duarte y María Camila Arias son estudiantes de la Universidad de la Sabana, una reconocida universidad colombiana, la cual ofrece la carrera de gastronomía para aquellos que han decidido convertirse en chefs y desarrollar su propia aventura gastronómica. Cada una de ellas ya tiene proyectos en mente que desean sacar adelante, chicas con mucho talento e ilusión que han decidido colaborar con nosotros para compartir recetas típicas colombianas. Con mucha capacidad las dos y a medida que compartan sus recetas con nosotros, serán fuente de inspiración para nuevas generaciones y para aquellos que vean la gastronomía como su modo de vida y quieran aportar a la cocina colombiana y a la latina lo mejor de sí mismos.

Alejandra Duarte

Alejandra, una persona a la cual la vena artística le ha despertado la curiosidad por preparar y crear platos y recetas tradicionales para transformarlas en versiones deliciosas de la comida colombiana. Alejandra nos trae interpretaciones de recetas tradicionales para convencernos de que la comida colombiana no es solo platos cargados de carbohidratos difíciles de digerir, porque para Alejandra la comida colombiana también es divertida, se reinventa y es muy apetecible y eso es lo que descubriremos con ella.

María Camila Arias

También conocida como “Arias” por muchos de sus amigos se enamoró de la cocina gracias a su abuela, motor de inspiración que despertó en ella el interés en la gastronomía como un modo de vida y día a día lo afianza en cada una de sus preparaciones en el blog de Instagram que lleva su nombre. María Camila le pone mucho amor y dedicación a las cosas que la hacen feliz y la cocina es una de ellas… y es que cuando las cosas se hacen con amor, siempre o en la mayoría de los casos salen bien 🙂

La Petite Table, gastronomía llena de secretos en Colombia (parte II)

Escucha el podcast con la entrevista aquí

Chefs invitados

Desde tu punto de vista, el día de hoy con Sebastián Baeza, ¿qué crees que pueden esperar los comensales con esta experiencia gastronómica?

La Petite 6

Plato de Sebastian Baeza

J.S.:  Pienso que lo que él hace es una fusión de dos tipos de gastronomía y dos tipos de sabores, es una cocina súper delicada con unos sabores atrevidos y pienso que la propuesta es hacer un puente entre dos gastronomías para dejar de hablar de un solo lugar, lo que entiendo de Sebastián y que nos ha contado él es que ha viajado por muchas partes y todas las cosas le han dejado una influencia en su cocina. Va a usar sal de chapulines que uno sabe claramente que es muy mexicano, hay un plato con humita que es claramente chileno, entonces hay una cantidad de sabores y es una fusión muy bonita. Además he visto que le pone mucho empeño al emplatado, que es como una tendencia que hay entre los chefs profesionales para que el plato se vea absolutamente espectacular. Está usando flores comestibles que es una de las tendencias en términos de emplatado y los sabores combinan su trayectoria gastronómica, que me pareció muy interesante.

Juliana, hay muchos chefs que están apostando por la comida colombiana ahora, si yo estoy estudiando gastronomía ¿es fácil para mi estar en la en La Petite Table, o tengo que tener unos requisitos mínimos?

J.S.: No es imposible, depende, hay muchos cocineros en escuelas de cocina y esto es algo que me pasó a mi como estudiante de gastronomía, que no tienen la experiencia real y para estar en La Petite Table emplatando se requiere una experiencia mínima de cómo llevar un servicio. Es por eso que sea un profesional, o un amateur o un estudiante, hacemos las pruebas previas. Para probar que es capaz de hacer un servicio y alimentar a veintidós personas y nosotros estamos cobrando porque la gente tenga una experiencia. Hemos tenido una experiencia en donde un chef amateur hizo comida hindú y lo que hizo fue servir bandejas en el centro de mesa, su arroz, su pollo al curry, sus samosas; todo esto para facilitar el tema, porque emplatar y que la comida salga caliente es un tema que requiere un poquito más de experiencia.

Juliana, ¿nos puedes contar sobre tu trayectoria y cómo llegaste aquí a La Petite Table?

La Petite 7

Plato de Sebastian Baeza

J.S.: Siempre tuve el interés por la gastronomía pero soy literata inicialmente, cuando terminé literatura me gané una beca para estudiar cocina que siempre lo quise pero inicialmente no lo podía pagar, resultó una beca parcial, me fui a estudiar gastronomía. En la carrera uno descubre muchas cosas acerca de uno y descubre muchas cosas acerca del mundo de la cocina que uno se imagina inicialmente “que no es como lo pintan” un poco. Es un mundo que sigue siendo muy masculino, “paradójicamente” digamos a nivel profesional, yo era la única mujer, es un mundo que “requiere un poquito de cuero”; pero es una experiencia inolvidable, encontrarse en eso, salir adelante en un mundo muy masculino; yo regresé a Colombia después del grado porque vivir en Estados Unidos para un estudiante después de la deuda de la carrera cuesta mucho dinero y me vine acá. Trabajé en un par de restaurantes y me di cuenta de la realidad acá en Colombia, el cocinero todavía es muy empírico, el cocinero profesional lo ven como una amenaza y no se lo toman en serio. Entonces el salario es irrisorio, las condiciones laborales son bastante regulares, eso ha cambiado un poco en los últimos años pero no hay una apreciación de la profesión y el dinero que uno paga por su carrera no se corresponde. Me dediqué a otras cosas, me dediqué a la literatura y en eso escribí nueve libros de cocina, mi primer libro se llama “Cocina para uno” que es un libro de cocina para solteros y luego saqué una colección pequeña de técnicas de cocina, yo siempre me he enfocado en que las recetas sean asequibles y que la gente las entienda. La cocina es probar y untarse y combinar lo que a uno le gusta y ese es el enfoque que le he dado a mi trabajo de gastronomía. En esto uno se pierde un poco de la práctica que hay en la cocina y en eso tomé la decisión de que si no abría mi propio negocio no iba a cocinar porque no me daba el dinero y no me daba la pasión para estar veinte horas cocinando de pie porque es muy difícil. Me dediqué más a la parte administrativa y por cosas del destino a la producción de televisión, tenía un poco que ver con libretos, con recetas y ahí en la producción de televisión trabajé con un supermercado grande y me salió un trabajo administrativo preparando las comidas de una de sus marcas, lo cual fue una experiencia de aprendizaje total aunque muy frustrante en muchas cosas porque al ser un supermercado tiene unas normas que no aplican normalmente para la gastronomía, todo muy estandarizado e industrializado y como cocinero choca un poco eso. Desde ahí me he dedicado a gerenciar restaurantes y negocios de gastronomía y gracias a Camila Marulanda que es una de las socias de La Petite Table, me invitó a trabajar con ella por mi perfil y por mi trayectoria; teniendo en cuenta que debía coordinar cocineros y manejar muchas de las variables de La Petite.

La Petite Table, gastronomía llena de secretos en Colombia (parte I)

La gastronomía latina está llena de secretos e historias por contar, sabores de antaño y nuevas combinaciones que deleitan el paladar de los comensales y en esa búsqueda por satisfacer la curiosidad gastronómica, nunca está de más dejarse sorprender y arriesgarse a probar sabores y propuestas nuevas que nos permitan ampliar nuestro mundo y paladar con provocaciones, texturas y aromas. Desde hace un tiempo, vienen surgiendo chefs con propuestas gastronómicas novedosas, fusiones culinarias que a muchos atraen sin dejar indiferente a esos ávidos sibaritas y como todo evoluciona, no solo los platos sino también lo que giran en torno a ellos, asimismo podemos dejarnos seducir por la experiencia en sí; porque al final la gastronomía es eso, en donde gran cantidad de estímulos entran en juego para dejarnos un “buen sabor de boca” y así querer repetir…

Y como si del “Santo Grial” se tratara, nuevos planteamientos gastronómicos prometen llenar las expectativas de más de uno, o como menos, replantear el concepto de la experiencia en lo que hasta ahora hemos vivido en un restaurante tradicional; entras al lugar, traen la  carta de platos y pides…

La Petite 1

La Petit Table Bogota

La Petite Table en Bogotá es uno de esos lugares en los cuales se ofrece además de comida, una experiencia diferente, con un trato más personalizado y donde el chef que elabora la comida nos cuenta un poco más sobre lo que estamos degustando; un espacio en donde al llegar, con muchas o pocas expectativas, podemos dejarnos seducir por un menú al que de alguna manera, pocos pueden acceder. Donde compartiremos mesa con alguien que nunca hemos conocido, porque parte de la experiencia también es eso; con precios bastante asequibles y mucho más en comparación con lo que se puede encontrar en Bogotá en relación calidad – precio. En La Petite Table, podrás encontrar desde chefs amateurs hasta experimentados cocineros que nos agasajarán con sus tendencias gastronómicas más conocidas o con nuevas propuestas creadas para un lugar como este, donde comida de América latina o de otras partes del mundo están siendo protagonistas.

La Petite 11

El chef Sebastian Baeza

Cuando Gustolatino Gastronomía pasó por allá, llegaba con muchas expectativas, y no podía ser para menos, si el chef invitado era Sebastián Baeza, el cual ofrecía un menú con platos que fusionaban gastronomía latina con la asiática; por supuesto, no nos lo podíamos perder… Al final, hemos quedado más que satisfechos y hemos salido con ganas de volver a probar otra de las propuestas latinas que se pueden encontrar en La Petite Table, aunque lo de Sebastián es difícil de superar 🙂 un chef con un enorme carisma, unos platos exquisitamente presentados y en donde lo que se ve, sabe igual de bien o mejor. La experiencia del lugar como tal me pareció agradable, pero sin duda, el chef es el protagonista y en definitiva la propuesta que acompañe a la comida es fundamental. Lo único que me ha dejado desilusionada ha sido la opción de los jugos de frutas; pues en un país como Colombia, con tanta variedad, no existía ninguna opción para elegir, dejando a las personas que no beben alcohol ( me incluyo) con agua como la única opción…

Y como siempre, en Gustolatino Gastronomía estamos ávidos de saber más, por eso te invitamos a que escuches el podcast con la entrevista que realizamos a Juliana Salazar, la encargada de La Petite Table en Bogotá, ¡hasta la próxima!

Haz click aquí para escuchar la primera parte de la entrevista como podcast:

Haz click aquí para escuchar la segunda parte de la entrevista como podcast:

Entrevista en La Petite Table Bogotá

Estamos con Juliana Zalazar, ella es la encargada de La Petite Table, una propuesta gastronómica que hay en Bogotá, ella nos va a contar sobre la propuesta, todo lo que tienen y lo que se puede encontrar en relación a la comida latina.

La Petite Table

 Juliana, ¿Qué es La Petite Table?

J.S.: La Petite Table surge como una idea de unos socios que quisieron montar un negocio de gastronomía que no fuera un restaurante convencional, se decidieron por un comedor privado y para darle una onda diferente decidieron convertirlo en un comedor clandestino, que a diferencia de los convencionales se decidió utilizar un espacio que estaba sub-utilizado y así conseguir chefs y propuestas gastronómicas con una alternativa diferente en Bogotá.

En Gustolatino Gastronomía nos interesa hablar sobre las propuestas gastronómicas de America latina, tú me contaste que aparte de chefs como Sebastián Baeza que hoy nos acompaña, también podemos encontrar chefs colombianos, mexicanos.. ¿Podrías hablarme sobre ellos, el tipo de comida que preparan, su perfil y cómo ves su trayectoria?

La Petite 8

J.S.: Pues aquí en Colombia todavía estamos empezando, aún estamos en esa fase de lo americano y lo francés, digamos que ni siquiera lo europeo, son más esas dos. Lo bonito de acá es que hay chefs con una trayectoria diferente; hay chefs de restaurantes, hay chefs caseros, o son publicistas que se dedicaron a cocinar, entonces hay diferentes perfiles. De comida latina, hemos manejado comida mexicana muy auténtica, como la chef Ximena Leal, ella realmente es panadera, tuvo un restaurante pero lo cerró por varios motivos y después montó un restaurante clandestino que tiene en su casa, digamos que lo tiene reservadísimo y la invitamos porque acá puede recibir más cantidad de personas de las que le permite el espacio de su casa. Ella trabaja de manera muy tradicional, con su molcajete, su comal, “comida muy de la abuela”, no es una comida como la de Sebastián que es emplatada, súper sofisticada, ella hace a los ingredientes los protagonistas.

También hemos trabajado con chefs de comida colombiana, con propuestas muy interesantes, en donde muchos chefs jóvenes están apostando por propuestas “neo-colombianas” o a una recuperación de comida de mercado alrededor del ingrediente. La más nombrada de ellos, digamos que sería Jennifer Rodríguez, que vino desde Mesitas del Colegio a cocinar acá; ella tiene una cocina “de su pueblo” y todos los ingredientes que traía habían sido comprados a campesinos de las veredas de al lado de donde ella tiene su restaurante. También hemos tenido a Juanita Trujillo y Carlos Cárdenas, ellos trabajan mucho más moderno pero también tienen una propuesta “neo-colombiana”, ellos se llaman “La Pastelería de los pasteles”, son panaderos los dos; pero cuando vinieron cocinaron de sal y también alrededor de ingredientes. Se cocinó con gallina, con frijol, con maíz, con ingredientes muy de la plaza; muy diferente a Jennifer, con un emplatado muy delicado y dándole una importancia al ingrediente colombiano.

¿Cómo está siendo la experiencia para los de La Petite Table, los que la han creado?

J.S.: Ellos están descubriendo talentos y de alguna manera es como una apuesta, invitando a gente de la cual has visto un pedazo de su cocina, en el noventa y nueve por ciento de las veces ha sido muy exitosa. Cocineros que vienen un día y les sale algo muy bueno la primera vez y después no tanto. Estamos invitando cocineros profesionales, amateurs, “raising stars”; personas que están empezando en el mundo de la gastronomía y que a veces requieren una ayuda, lo cual requiere más trabajo. Son cocineros de diferentes niveles que vienen a servir a mesas con veintidós comensales que no siempre es fácil…

Comienza la mañana con una buena changüa

desayuno changua

desayuno changua

Los desayunos colombianos son uno de los momentos del día más especiales que existen, están llenos de sabores y recetas auténticas y locales muy representativas. Podría hablar de muchas preparaciones, pero hoy solo quiero remitirme a uno muy tradicional, sencillo y que ofrece un toque muy especial a la mesa y a este momento del día. La changüa es una creación de la cual posiblemente no se conoce su origen pero da el calor que en muchas zonas de Colombia el frío requiere, es una pequeña explosión de sabores que combinados aportan felicidad a la mañana y dejan en el paladar de locales y visitantes un recuerdo único para volver a la tierra colombiana. Porque la changüa es un sabor mañanero que siempre se recuerda y siempre es bienvenido 🙂

Receta de la changüa

Esta versión es como la preparan en mi casa, con la que he crecido y he aprendido lo que es tomar algo caliente a la hora de la mañana, para preparar una changüa colombiana tradicional, se necesita:

Ingredientes para la changüa

  • Cebolla larga
  • Agua
  • Leche
  • Huevos (según el número de comensales)
  • Trozos de pan o galletas de soda cortadas en trozos
  • Cilantro
  • Sal (al gusto)

Preparación de la changüa

  • Cortar la cebolla verde en trozos pequeños
  • Calentar un poco de aceite en una olla y freír la cebolla durante unos minutos
  • Agregar una taza de agua por cada comensal y dejar hervir
  • Agregar un poco de leche y dejar hervir
  • Agregar la sal
  • Añadir los trozos de pan o las galletas de soda
  • Escalfar dentro del líquido los huevos y cocinar hasta el punto deseado
  • Servir y agregar el cilantro a cada plato

Jugo de Zapote

En el último post estuvimos con Gustolatino Gastronomía conociendo, saboreando y aprendiendo sobre los puestos callejeros de la costa Caribe colombiana, gracias a Luz Rodríguez López conocimos ¿cuáles son los jugos que más se consumen en la costa Caribe colombiana? y gracias a ella descubrimos cómo preparar algunos de ellos, hoy en el blog vamos a aprender cómo preparar el jugo de zapote costeño, uno de los más emblemáticos y tradicionales, así que ya no tenemos excusa para saber a qué sabe la costa Caribe colombiana 🙂