Receta de hallacas (tamales) de los Llanos Orientales de Colombia (con vídeo)

La comida en los Llanos Orientales de Colombia nos ofrece una infinidad de delicias que vale la pena recordar, degustar y preparar; por todo esto y por lo que representa para el territorio colombiano, hoy quiero compartir con todos la receta de uno de los platos más populares que se preparan en esta región, las hallacas, espero que puedan prepararla y desde aquí quiero dar gracias a Zulay por compartir su saber gastronómico. La receta la pueden encontrar escrita debajo del vídeo.

Que la disfruten 😉

Ingredientes para preparar las hallacas:

  • Carne de cerdo
  • Gallina criolla
  • Arvejas (guisantes)
  • Zanahoria cortada en pedacitos
  • Harina de maíz (la que se utiliza para preparar las arepas)
  • Arroz
  • Aliños (cilantrón, cebolla, ajo, tomillo, laurel, orégano)
  • Aceite al gusto
  • Agua
  • Hojas de plátano soasadas y limpias para envolver las hallacas

Preparación:

Adobar las carnes con los aliños uno o dos días antes de preparar las hallacas (la carne debe estar picada en trozos pequeños).

Cocinar las carnes en una olla (las carnes deben tener jugo suficiente para mezclarlo con la masa de maíz que necesitará hidratarse).

Hervir la zanahoria y los guisantes en agua hasta que estén cocidos.

Cocinar el arroz hasta que quede bien hecho, se aconseja arroz redondo (reservar).

Mezclar la carne adobada, el arroz cocido las verduras y la masa de maíz con los demás ingredientes en un recipiente grande hasta que quede todo bien ligado. La textura debe ser suave y un poco húmeda (como se muestra en el vídeo).

Para montar las hallacas:

Utilizar dos hojas de plátano (una sobre otra en sentidos diferentes, ya que las hojas tienen una especia de hebras que van en una dirección, como lo muestra el vídeo).

Poner una pequeña cantidad de masa en el centro de las hojas, dejando espacio suficiente para poder doblar las hojas sin que se salga el relleno.

Doblar las hojas con el relleno hasta que quede cerrada la hallaca (en el vídeo se puede ver claramente).

Poner a cocinar las hallacas a baño de María durante 1 hora a fuego medio (como se muestra en el vídeo).

Servir las hallacas dentro de la hoja de plátano en el plato y ya puedes disfrutar de esta delicia de los Llanos Orientales de Colombia 🙂

Tips:
Soasar es el término que se utiliza para pasar por unos segundos las hojas de plátano un poco sobre el fuego y que estas no se rompan cuando se vayan a armar las hallacas. Las hojas que se compran en algunos mercados ya se les ha realizado este procedimiento. En todo caso se aconseja limpiarlas previamente.

Las proporciones de los ingredientes van de acuerdo a la cantidad de hallacas a mí me gusta ponerle carne suficiente para que se note dentro de la receta (mas o menos la tercera parte) y el resto para los demás ingredientes.

¿Qué opinan, tienen consejos para aportar a la receta?

Códice Florentino

(Escrito por Guillermo Horacio González, presentación disponible al final del artículo)

Mi búsqueda constante de viejos recetarios en la gastronomía mexicana me ha llevado a preguntar en la Universidad en la que trabajo (y sabiendo que su biblioteca guarda algunas maravillas con respecto a esto) he podido ver las publicaciones gastronómicas más antiguas que tienen.

Ante la sorpresa, me trajeron uno de los tomos del Códice Florentino, escrito por Fray Bernardino de Sahagún (quien vivió entre los años 1499 a 1590).

Cuenta la historia que dicho fraile inicia su trabajo a finales del año 1575 y terminando 1577 concluye la versión de éste, tal cual como la conocemos ahora.

Dicha gran labor no la realizó solo, sino que recibió mucho apoyo de escribanos y pintores procedentes principalmente del Imperial Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco (ubicado en la ciudad de México), lugar donde Sahagún trabajó en sus principales obras.

Hoy quiero compartir algunas hojas del Códice que han sido capturadas con un escáner especial y son las correspondientes a la preparación de algunos alimentos, usos y costumbres de esa época.

En ellas podemos observar dibujos auténticos de representaciones con escenas de los indígenas, con la planta de maguey, de la cual han sacado bebidas nacionales y que han sido parte de la cultura gastronómica y tradicional del territorio mexicano durante años.

Los pasatiempos de los habitantes de la época, en los que la religión y sus creencias hacía parte del día a día. Este documento nos demuestra que las armas que utilizaban para la caza de animales también eran utilizadas en los juegos grupales.

Los aderezos que utilizaron en esa época, pero no los aderezos que conocemos en la actualidad para condimentar la comida, sino los que utilizaban los señores de la guerra para adornarse, ya que ellos eran los principales protagonistas de la historia de esas generaciones.

O la sección de las comidas, en donde el tamal era el principal protagonista, mencionados por tipo de masa, color y las carnes con que los acompañaban (las preferidas: la gallina y las codornices), vendidos en los “tianguez” (mercados públicos mexicanos de la época). Pero además de tamales y masas; potajes de la época con carne de gallina, mezclada con tomates, chile amarillo y semillas de calabaza a los que llamaban “totolin patzacalmollo”.

Sahagún también nos muestra la convivencia de los indígenas con el cacao como bebida sagrada, que era ofrecida a los dioses como ofrenda para halagarlos y los utensilios que utilizaban para prepararlo… ¡todo un ritual azteca!

El Códice menciona la importancia de la justicia para los habitantes locales y su manera de mantener el orden. Los dioses y demonios de la época (animales que intimidaban a la población para mantener el orden en sus grupos) como eran águilas, tigres, osos, etc.

Para terminar esta pequeña reseña, podremos observar que una de las columnas está escrita en Náhuatl y la otra en español de la época.

Este documento es realmente valioso, ya que es una de las referencias más antiguas en lo que se refiere a comida mexicana.

Espero que lo disfruten tanto como yo, porque estas cosas son las que tenemos que recuperar y saber resguardar.

Aquí abajo pueden ver las imágenes del documento.

Comida en los Llanos Orientales de Colombia (Parte 1)

Como ya he contado en artículos anteriores, Gustolatino ha estado de viaje por Colombia y una de las zonas que ha visitado, ha sido la zona de los Llanos Orientales. Salimos muy temprano de Bogotá, para tomar un viaje en avión que duraría solo 50 minutos, llegamos Departamento de Casanarea una ciudad que se llama Yopal; allí nos esperaba Ovidio en su todo terreno, era la persona encargada de llevarnos a la reserva natural Juan Solito donde Gustolatino se hospedaría durante 5 días.

Nos subimos al vehículo sabiendo que nos esperaba un viaje de cuatro horas y media por carretera y por camino de trocha (lo cual puede resultar poco alentador) pero las expectativas eran tan enormes que lo olvidamos a medida que íbamos viajando. Pasamos por la ciudad, una urbe bastante organizada, con unas vías impecables y que facilitaban la circulación, aunque lo más emocionante estaba aún por venir.

Vimos en el camino cultivos de arroz, que es una de las principales industrias de la región, al igual que los pozos de petróleo; ya sé que esto no tiene nada que ver con comida, pero vale la pena mencionarlo pues genera grandes ingresos para la zona y el país, aunque el equilibrio con el medio ambiente pueda verse perjudicado en ciertos lugares…

Al entrar en la carretera de trocha (o destapada como le decimos en Colombia) empezamos a ver la vegetación más en detalle, viendo gran cantidad de árboles (muchos de ellos repletos de comején), algunas palmas africanas (de las que se saca aceite), o el águila pescadora  (un tipo de ave rapaz que se alimenta de peces), pero una de lasLlanero especies que más nos asombró ver fue el ave corocora, con unos colores tan brillantes y llamativos que parecía increíble observarla.  Por supuesto vimos caballos, con sus jinetes descalzos por todas partes (ya que por el contrario de las leyendas del oeste prefieren tener sus pies al aire libre) y ganado, mucho ganado, ¡vacas por todos lados! (otras de las mayores industrias y que genera ingresos también en la región).

Finalmente, llegamos a nuestro destino, un lugar maravilloso lleno de vegetación, llamado Juan Solito, con muchos animales en su hábitat y con una temperatura bastante alta pero perfecta cuando se va de vacaciones. Juan Solito es un eco-resort gestionado por Nelson BarraganNelson Barragán, el cual queda dentro de la reserva Hato la Aurora, que pertenece a la familia de Nelson (allí sus hermanos siguen trabajando como llaneros cuidando el ganado).

Dejamos todo nuestro equipaje en la habitación que nos habían asignado para posteriormente ir a comer. Es entonces cuando nos encontramos una mesa grande, repleta de comida y un menú súper completo; allí nos recibía Zulay Pérez, la jefe de cocina de Juan Solito. Ella junto a otras 3 personas, eran las encargadas de dar de comer a los visitantes y gracias a ella, es que Gustolatino tuvo el placer de poder disfrutar de los platos más típicos de la región.

¡Es verdad, por fin hablo de comida! pero si no les cuento todo esto, ¿cómo entender lo que se come en los Llanos de Colombia? por eso es importante entender el estilo de vida, los recursos y las costumbres de un lugar, para comprender lo que llega a sus platos día a día.

Zulay nos contó que la carne asada, los envueltos, las hallacas, la rellena y las arepuelas son bastante populares en esta zona. Y por supuesto, Gustolatino compartirá más adelante la receta de cada una de ellas y así poder traerles un pedacito de la comida colombiana a la mesa de todos ustedes 😉 ¡no se pierdan de estos platos tan deliciosos y tradicionales!

Receta de patacones fritos

Platano verde

Plátano verde de freír

El plátano macho o maduro es uno de los alimentos más consumidos en América Latina y también uno de los cultivos más extendidos en esta región. Este fruto, a diferencia de lo que es conocido como banana (o banano), necesita de cocción y comerlo crudo puede ser una experiencia un poco desagradable, así que por favor nunca lo hagan :).

Los países latinoamericanos que más lo producen son Costa Rica, Colombia (productor líder mundial), Nicaragua y Ecuador y ¿saben lo más asombroso? ¡Que se consumen de 5 a 6 millones diarios aproximadamente! Nunca me lo hubiera imaginado pero por lo visto tiene más adeptos de los que se podría pensar… Bueno, pues otro día les contaré otras maneras de preparar el plátano, pero por ahora quiero compartir con todos una de las más acogidas por millones de paladares, algunos hasta me han pedido que lo comparta y es ideal para acompañar cualquier comida; hoy en Gustolatino, la receta de los patacones fritos.

Patacones fritosLos patacones son ideales para acompañar las comidas o para comer solos, a mi me encantan y además son nutritivos también, ¿qué opinan? ¿con qué les gusta comerlos? ¿dulces o saladitos? mmmm ¿y el olor cuando se preparan, verdad que es único?

Ingredientes para preparar los patacones

  • Plátano de freír (yo lo prefiero verde, el sabor será más neutro)
  • Sal al gusto
  • Aceite para freir

Preparación de los patacones

Preparar los patacones es algo muy sencillo. Yo les voy a compartir cómo los preparo en casa, aunque seguro que hay muchas maneras.

  • Cortar los dos extremos de los plátanos
  • Cortar los plátanos en pequeñas porciones, de 3 a 4 cm de longitud cada pedazo. Según el tamaño de los plátanos y el tamaño deseado de los patacones
  • Separar la cáscara de las porciones del plátano
  • Calentar una sartén con aceite y freír los pedazos de plátano un poco
  • Sacar los trozos de plátano de la sartén
  • Aplastar los plátanos calientes. Para aplastar los plátanos: pueden utilizar una tabla de cortar, encima poner el pedazo de plátano y poner un plato encima para aplastar los pedazos
  • Volver a freír los pedazos aplastados por segunda vez en el aceite hasta que se doren
  • Agregar sal al gusto

Tips gastronómicos para preparar los patacones

  • Uno de los secretos de los patacones es la calidad, mejor que sean gruesos pues su textura será más agradable y la cáscara será más fácil de sacar.
  • Yo los prefiero verdes porque los que están amarillos o bastante maduros tendrán un sabor más dulce y creo que absorben más aceite (es mi opinión).
  • El aceite debe estar caliente pero no al extremo de que se quemen los patacones, no sé ven ni saben bien.
  • Algunas personas antes de freírlos por segunda vez los sumergen en agua con ajo o con condimentos para que sepan mejor.
  • Pelar los plátanos puede dejar un color oscuro en las yemas de los dedos (es por alguna sustancia que tiene la cáscara del plátano de freír), esto se podrá solucionar, pasando el interior de un limón por los dedos.

¡Que los disfrutes!

Nuevos bloggers latinos en Gustolatino I

Poco a poco Gustolatino va creciendo, pero aún hay tantas cosas por contar, tantas recetas por aprender y tanto por saborear que esto no sería lo mismo sin el apoyo de todos ustedes, ¿qué sería del blog sin sus seguidores? ¿sin su interés constante? y para que esto continúe y podamos cada día enriquecer más nuestras cocinas y este viaje por América Latina, hoy tengo el placer de compartir con todos la incorporación de nuevas personas al equipo de Gustolatino.

Sí, ¡tenemos nuevos bloggers chicos! algunos de gran trayectoria a nivel culinario, otros simplemente personas orgullosas de sus raíces y su gastronomía 🙂 pero todos, de una u otra manera; amantes de la cocina. Podrán acceder al contenido de los bloggers en la parte superior, en la categoría de Guest blogging, allí encontrarán los links de cada uno de los artículos que compartan con nosotros.

Es por eso que hoy me siento halagada de presentarles a la primera persona que se incorpora al blog, Guillermo Horacio González.

Guillermo es un excelente profesional gastronómico que ha trabajado y aprendido con los grandes, uno de esos chefs incansables que han convertido la cocina en un estilo de vida, una persona realmente comprometida con su profesión y que viene a compartir sus experiencias, conocimientos y recetas con Gustolatino.

Quiero terminar esta pequeña presentación contándoles a todos que él se encargará de enseñarnos y compartir su saber sobre las cocinas de México y Argentina y que gracias a él y a otros que vengan, podremos sentirnos orgullosos de ser latinos y conocer más acerca de lo que es la gastronomía y la magia de la cocina en Latino América. En este link, podemos ver la presentación de Guillermo y un poco de su trayectoria profesional.

¡Guillermo, bienvenido a Gustolatino 🙂 es un honor tenerte con nosotros!

Guaschalocro recipe (english version)

In previous months, we had the pleasure of talking with Martin Lippo, who promised  us to share a typical Argentine recipe ( very representative in the latin flavors) and Martin is a man of his word 🙂 Here you have the recipe in english.

I should add that this dish mainly consumed in Argentina, is very popular and can cause confusion with another only called locro. Another day we will talk about the locro eaten in Argentina, Ecuador, Peru, Bolivia and even in Colombia (in the south).

Argentine Guaschalocro

Due to its characteristics, this dish is a winter special and it is best during this season ..

Recipe for Guaschalocro

250g of stewed beef
1 liter of beef broth
Creole potato 200g
250g pumpkin (squash)
200g peeled beans
100g fresh goat cheese
2 corn
1 red onion
2 green onions
1 tablespoon of veal fat
1 teaspoon of ground cumin
ground red pepper
dry yellow pepper
locoto aji dry
salt

Preparation:

  • Heat the fat in a double bottom pan
  • Add the chopped onion and sauté with cumin and peppers (spicy according to taste desired)
  • When the onion is golden, add the diced meat and broth
  • Bring it to boil, lower the heat and cook until the meat is tender
  • Add salt to taste
  • Peel and cut the potatoes and squash, add the corn with sliced
  • Add the beans and continue cooking until vegetables are tender
  • Serve with crumbled goat cheese on top and the green part of the scallions very fine cut above

Enjoy it;)